7 consejos de un joven que se hizo millonario a los 22 años

La mente es todo, por ello, la clave del éxito millennial en el mundo de los negocios es una combinación de resistencia y pensamiento creativo. Cambia tus ideas y alcanza tus metas.



Al escribir estas palabras, tengo 22 años. En los últimos 12 meses he generadoun millón de dólares en comisiones en una de las industrias más competitivas del planeta, donde mis rivales me doblan la edad y tienen 10 más experiencia que yo. Tengo una maestría de una universidad prestigiosa, que recibí al estudiar de manera exprés cuatro años de escuela. He viajado a más de 50 países, completado13 triatlones y tengo una vida extremadamente feliz y estimulante.


La verdad es que las cosas van muy bien, pero no siempre fue así.


Cuando acabé la escuela me mudé al Orange County de California para lanzar una nueva oficina del negocio de bienes raíces de mi familia. Los dos primeros meses fueron brutales y pronto descubrí que el éxito sería mucho, pero mucho, más difícil de lo que jamás imaginé. A pesar de ser una persona exigente conmigo mismo toda la vida, me di cuenta de que no sabía cómo destacarme en el mundo real.


Luego de reinventarme una y otra vez, me he dado cuenta de que la clave del éxito millennial en el mundo de los negocios es una combinación de resistencia y pensamiento creativo. Aquí hay siete cambios que me impulsaron a lograr el crecimiento de mi negocio.


1. La edad es solo un número

Acepta tu juventud. Si ves tu edad como un activo, que puede hacerse de diversas maneras, puedes usarla como un poderoso diferenciador. El momento en el que empiezas a usar tus años como una excusa para no buscar el éxito, es el momento en el que te conviertes en un fracaso seguro.


Si realmente crees que puedes triunfar, entonces vas a triunfar. Además, no hay nada que las personas quieran y admiren más que un hombre trabajador y dedicado que busca cumplir sus metas. Crea un efecto de bola de nieve que haga que las personas quieran ser parte de tu vida.


2. Reinvierte en ti mismo

La inversión más segura que he hecho es en mi futuro. Lee al menos 30 minutos al día, escucha podcast relevantes mientras manejas, busca mentores. No solo necesitas ser experto en tu campo, debes ser capaz de hablar de cualquier tema, ya sea financiero, político o deportivo. Consume conocimiento y pon la educación por encima de todo.


También creo que es crítico consentirte un poco para recompensar el arduo trabajo que haces y evitar el burnout. Gasta en experiencias memorables y lujos sencillos que mejorarán tu estilo de vida. Por ejemplo, cada semana voy por un masaje. Es una de las mejores herramientas para aumentar mi productividad.


3. Evita la fatiga de la toma de decisiones

La atención es un recurso finito que puede convertirse en un cuello de botella para la productividad. Sin importar la resistencia que tengas en el día, siempre habrá un límite donde los esfuerzos del resto del día sean menos que óptimos.

Conserva tu poder mental tomando decisiones reversibles y pequeñas tan rápido como puedas y planeando de manera agresiva las acciones recurrentes para que las puedas ejecutar en “piloto automático”. Yo sé que me voy a poner para ir al trabajo cada día de la próxima semana. ¿Tú ya lo sabes?


4. Construye una mente resiliente

El gran diferenciador entre la mediocridad y el éxito es la habilidad de trabajar durante horas. Estos momentos de grandes esfuerzos son los que permiten que el trabajo importante sea completado. La concentración es indispensable y, sin laresistencia mental necesaria, no serás capaz de completar con aquellas personas que han desarrollado un “aguante” durante años y años de trabajo.

Impulsa tus habilidades reconociendo dónde y cuándo te distraes más. Haz un análisis profundo de tus actividades diarias cada noche y busca agresivamente cómo puedes mejorar tu rutina.


5. P